Afirmamos con La Iglesia que la Escuela Católica es:

  • Un medio privilegiado para la formación integral del hombre y un centro donde se elabora y se trasmite una concepción cristiana del mundo y de la historia.
  • Un centro de irradiación educativa que supone conjugar el conocimiento y vivencia de la fe cristiana y la excelencia académica
  • Un elemento que favorece la colaboración responsable y la solidaridad desde aquellos valores que hacen que nuestra sociedad sea más humana y más justa.

Una alternativa para los padres en el estilo de educar a sus hijos