Intentamos lograr la formación integral de nuestros alumnos, que se caracteriza por los siguientes rasgos:

  • Reconocimiento del amor que Dios tiene a sus criaturas, Sin discriminación de sexo, clase social, creencias, raza y otras características individuales y sociales.
  • Búsqueda de la verdad que existe en la creación y en toda obra humana, como medio para alcanzar el amor auténtico.
  • Espíritu de fraternidad con la humanidad entera, optando por la Paz y el Bien en todos los ambientes en los que nos movamos.
  • Ambiente familiar sencillo y acogedor, como forma de participar en los planes de Dios: entrega en el trabajo, apertura a la alegría, esperanza y felicidad por la certeza del amor de Dios, y colaboración desinteresada con los hermanos.
  • En nuestro estilo Dios y el hombre constituyen los supremos valores. Un Cristo pobre, reflejado en el mundo de los pobres y, al lado de ellos, buscando el camino de la liberación.
  • Entrega al Reino de Dios viviendo el Evangelio e iluminando los aspectos temporales con el espíritu de Jesucristo.
  • Fomento en los miembros de la Comunidad Educativa, del respeto a la justicia, a la paz entre los pueblos y la salvaguarda de la naturaleza.
  • La vida cristiana,que se traduce, en la celebración gozosa de la fe y la espiritualidad mariana en su advocación de Nuestra Señora del Buen Consejo que es sencillez, discreción, amor confiado en Dios y entrega incondicional a la persona humana.