Este estilo pastoral de nuestra Madre Fundadora y San Francisco , fruto de una experiencia vivida con intenso amor y entrega a los niños y jóvenes con una proyección que sólo la gracia divina otorga a sus hijos, han dado una característica propia a las escuelas promovidas por la Congregación:

  • Es una escuela que coloca a la niña, niño y joven en el centro del proceso educativo.
  • Es una escuela evangelizada y evangelizadora.
  • Es una escuela que tiende a crear una comunidad, una familia.
  • Valora la Comunión por encima del prestigio.